Protección de la Vivienda

Protección de la Vivienda

  • Instale en su vivienda una puerta blindada. Si su puerta no es blindada, procure que tenga, al menos, dos puntos de cierre, y que no exista hueco entre la puerta y el suelo.
  • Refuerce la parte de las bisagras con pivotes de acera y ángulos metálicos que impidan apalancar.
  • Coloque en su puerta una mirilla panorámica que le permita ver de cuerpo entero a la persona que llama. Si es posible, instale dentro de su casa un dispositivo para encender la luz del rellano de la escalera.
  • Ponga persianas en todas sus ventanas y balcones y asegúrelas con un cerrojo interior.
  • Coloque rejas en aquellas ventanas de fácil acceso desde el exterior. No deje entre las barras una separación mayor a 12 cm.
  • No olvide que los balcones, aleros, saliente de muros, tuberías, etc,; pueden ser trepados con relativa facilidad por los delincuentes. Preste más atención a las ventanas o terrazas próximas a estos puntos.
  • Tenga presente que una mayor eficacia en la seguridad de sus vivienda se logra instalando dispositivos electrónicos de alarma. Consulte con algún establecimiento especializado.
  • Atención a la puerta de la azotea y a la del garaje, si su casa comunica directamente con el aparcamiento. Manténgalas siempre cerradas.
  • Proporcione a sus ventanas un cierre eficaz. Si puede, utilice cristal aislante inastillable. Además de ser seguro, le insonorizará su vivienda.
  • Por último, recordar que si al llegar a su casa encuentra la puerta forzada o abierta, no debe entrar. Comuníquelo a la Policía o a la Guardia Civil por el procedimiento más rápido. Le prestarán ayuda de inmediato.
Consejos

Atrás