Museo Histórico Local

Museo Histórico Local

Monturque alberga un pasado histórico de gran riqueza patrimonial que se demuestra por la cantidad de vestigios arqueológicos que han ido apareciendo en su territorio a lo largo de su ocupación, lo que lo convierte en uno de los lugares de mayor interés histórico de la provincia de Córdoba.

El Museo Histórico Local de Monturque se creó como institución cultural que llevase a cabo los objetivos de proteger y conservar el Patrimonio Histórico del término municipal, así como difundirlo mediante la exposición del mismo.

Con el apoyo municipal y el trabajo de los módulos de Arqueología y Albañilería de la Casa de Oficios “Torre del Castillo”, se hizo realidad en diciembre de 2007.

Se encuentra situado en el Paseo de San Mateo, lugar desde el que se puede disfrutar de una bella panorámica de todo el pueblo y espléndido punto de partida para visitar los monumentos y yacimientos arqueológicos cercanos, como las Cisternas Romanas, el Castillo Medieval, Parroquia de San Mateo y el Yacimiento Arqueológico de “Los Paseíllos”.

Los fondos con los que cuenta actualmente el Museo proceden de los hallazgos fortuitos que se han producido al efectuarse diferentes tareas de acondicionamiento de espacios urbanos, construcción de viviendas, labores agrícolas, etc.;  y de las distintas excavaciones que se han desarrollado a lo largo de los años en esta localidad.

LA ARQUEOLOGÍA

El recorrido por nuestro Museo comienza con una  introducción general a la ciencia arqueológica, herramienta básica para conocer el género humano y su historia, adentrándonos además en el recorrido histórico, mediante una didáctica “línea del tiempo” acompañada de gráficos e imágenes.

PALEONTOLOGÍA

En esta sección podemos contemplar parte de la interesante colección de fósiles que alberga el Museo, acercándonos a la historia natural que precedió y acompañó los primeros pasos del hombre en la Tierra. Destacan los grandes helechos y otras especies vegetales.

PALEOLÍTICO Y NEOLÍTICO

La aparición del homo sapiensdurante el Paleolítico ha dejado testimonio en las primeras herramientas creadas, especialmente elementos líticos tallados con técnicas primarias para adecuarlos a su función de útiles de trabajo.

Del periodo del Neolítico nos encontramos con herramientas de piedra pulimentada, puntas de flecha y brazaletes de arquero, con las que poder reconstruir el modo de vida de las sociedades de cazadores y recolectores.

CALCOLÍTICO

A partir del III milenio a.C. contamos con verdaderos indicios de un poblamiento extendido y floreciente en la campiña cordobesa, debido en gran parte al desarrollo de la agricultura y la ganadería. Concretamente, en Monturque han sido localizados restos de cabañas primitivas que confirmarían el inicio del asentamiento humano de la localidad para este momento. En la vitrina correspondiente podemos contemplar algunos materiales propios de este período; un molino de mano, elementos de hoz, complementos de telar y adornos personales. La producción y conservación de alimentos hizo necesaria la configuración de un utillaje específico: la cerámica, elaborada a mano, de aspecto tosco y, en ocasiones, decorada.

EDAD DEL BRONCE Y CULTURA IBÉRICA

La llegada de pueblos del Mediterráneo desde principios de I milenio a.C. produjo grandes cambios en la sociedad indígena. El denominado período orientalizante (siglos VIII-VI a.C.) apenas ha dejado huellas en la localidad.

En torno al siglo IV a.C., Monturque debió constituir un poblado fortificado en altura. Sin embargo, las distintas culturas asentadas en el lugar con posterioridad a este periodo arrasaron totalmente las construcciones anteriores, de manera que quedan muy pocos restos de esta época, destacando algunos fragmentos de cerámica de importación griega y de la característica cerámica ibérica, decorada con bandas de tonos rojizos.

CULTURA  ROMANA

En la Época Romana, Monturque debió alcanzar una gran importancia a juzgar por los restos materiales y edificaciones que han llegado hasta nuestros días, destacando especialmente las infraestructuras hidráulicas.

En el Museo podemos contemplar algunos elementos constructivos entre los que sobresales basas, columnas, capiteles; así como la reconstrucción de un pavimento de opus spicatum. Otro ámbito importante es el que nos acerca al mundo funerario y religioso, a través de diversos ajuares y objetos de cultos de carácter doméstico, entre los que se encuentran un tondo que representa a Marte y dos epígrafes dedicados a Júpiter y Mercurio.

La última vitrina dedicada a este período alberga otros elementos de la cultura material romana: cerámica de diversas épocas y estilos, agujas y un stylum de hueso, lucernas, monedas y una curiosa colección de fichas de juego.

Los materiales expuestos se complementan con la información recogida en los paneles distribuidos por la sala relativos a los yacimientos arqueológicos más importantes localizados en el término municipal de Monturque.

AL- ANDALUS

Los restos materiales de época islámica hallados en Monturque se reducen, casi exclusivamente, a la cultura cerámica. El tipo más representativo es el elaborado con la técnica denominada “verde y manganeso”, cuyo origen se establece en los talleres de Medina Azahara. También podremos contemplar algunos restos de cerámica post- califal, candiles y un curioso silbato en forma de caballito.

BAJA EDAD MEDIA

Sin lugar a dudas, el elemento más significativo del período medieval en Monturque es su castillo que, construido por los musulmanes sobre cimentación romana, fue reedificado en la Baja Edad Media. A este período se adscriben piezas cerámicas, en excelente estado de conservación, que conforman una de las colecciones más interesantes de vajilla doméstica.

El recorrido culmina con algunas muestras de cerámica y otros elementos de Época Moderna.

Monumentos

Atrás